Utilidades - 24 de junio, 2019

Qué estudiar

La elección de un grado, de una carrera universitaria o cualquier tipo de estudio no es tarea fácil. Hay que tener en cuenta muchos factores a la hora de decidir y entre ellos no podemos olvidar las inquietudes personales. Estudiando algo afín a tus gustos estarás más motivado, conseguirás mejores resultados académicos y te sentirás mucho más realizado en lo personal, entre otros beneficios.

Eso sí, debes conocerte muy bien a ti mismo para ser consciente de cuáles son tus puntos fuertes y tus debilidades a la hora de enfrentarte a una formación superior: ¿Qué se te da bien hacer? ¿En qué entornos o actividades te desenvuelves con mayor destreza? Y un largo etcétera.

Si conoces tu tipo de personalidad y sabes lo que te gusta, te será más fácil elegir la carrera que deseas estudiar y la vida profesional que quieres tener. Antes de empezar con el listado, aquí tienes una herramienta para ayudarte a descubrirte a ti mismo. Realiza los diagnósticos psicológicos de la web y, acto seguido, podrás tomar una decisión más acorde a lo que realmente te gusta y se te da bien.


 

Sensibilidad social y de justicia

Si te interesa el mundo que nos rodea o tienes capacidad de análisis y negociación o para hablar en público, los estudios diseñados para ti son los de ciencias sociales y jurídicas. Engloban todos los grados que estudian al hombre como objeto social y su entorno: Comunicación, Periodismo, Derecho, Publicidad y Relaciones Públicas, Magisterio, Trabajo Social, Psicología, etc. Mucho sentido crítico, memoria y creatividad.

 

Amor por el arte

Los pensadores disfrutan con las ideas abstractas y realizando tareas teóricas y lógicas, tanto así que muchas veces son denominados “intelectuales”. Estudian el conocimiento del hombre, sus orígenes, sus diferentes culturas, etc. En su perfil destaca la destreza manual, la sensibilidad musical, la capacidad literaria, la creatividad, la memoria visual y auditiva, y la percepción y aptitud de síntesis. En este tipo de personalidad se encuentran los médicos, psicólogos, científicos, investigadores, académicos, filólogos y traductores, así como los que se decantan por estudios de diseño, teatro, danza, bellas artes o música.

 

Utilizar las manos

Los bailarines, artistas, científicos o investigadores también los podemos clasificar en otro grupo, en el de personas que prefieren la interacción con el trabajo, saber cómo se hacen las cosas y utilizar sus manos. Dentro de estas profesiones también se encuentran los atletas, trabajadores agrícolas, carpinteros, cocineros, emprendedores e incluso ingenieros.

 

Rigurosidad y orden

Si destacas por tu razonamiento lógico, habilidad para el cálculo, rigurosidad, orden, pensamiento analítico, curiosidad por la investigación e interés por las nuevas tecnologías, tu carrera debe ser de ciencias. Son los estudios relacionados con las Matemáticas, la Física y Química, la Biología, los estudios de Ciencias Ambientales, Biotecnología, Geología, etc.

 

Empatía

Hay carreras que son claramente vocacionales. Hablamos de los estudios relacionados con la sanidad:  Medicina, Enfermería, Nutrición y Dietética, Psicología clínica, Odontología, Farmacia, Fisiología, Veterinaria, etc. Y aquellas personas que las elijan deben tener tolerancia, capacidad de escucha, empatía, responsabilidad, curiosidad por la investigación, gusto por el trato con la gente y memoria y aptitud de servicio. Son cualidades fundamentales para ejercer este tipo de estudios.

 

Estudiando algo afín a tus gustos estarás más motivado, conseguirás mejores resultados académicos y te sentirás mucho más realizado en lo personal, entre otros beneficios. Clic para tuitear

 

Trabajo en equipo

Algunos de los profesionales de la sanidad (terapeutas, enfermeros, masajistas…) también destacan por ser personas comprensivas, que disfrutan de las relaciones de trabajo en equipo y con una gran cantidad de valores. Sobresalen en momentos de cooperación, asesoramiento y enseñanza. Y en este grupo también hay otras carreras asociadas como son consejeros, servicio al cliente, ventas, gestión, etc.

 

 

Capacidad de innovación

Si tienes capacidad de innovación, debes tenerla en cuenta a la hora de elegir tus estudios. Si además se suma a otras aptitudes como inteligencia espacial, capacidad de abstracción, razonamiento lógico, mentalidad analítica y sentido de la orientación, debes elegir estudios técnicos: Arquitectura, Ingenierías, Aeronáutica, Topografía, Informática, Edificación y Obra Civil y Diseño Industrial son algunos de los estudios de este apartado.

 

Influencia sobre los demás

Mientras los ayudantes son empáticos, los persuadores disfrutan de la sensación de poder e influencia sobre los demás, del logro de objetivos y de riesgos. Obtienen la energía del trabajo en equipo y la conexión con los individuos. Sobresalen en este tipo de personalidad los abogados y políticos, así como profesionales del ámbito de las ventas, gestión empresarial, administración, desarrollo y recursos humanos.

 

Amantes de los números

Pueden trabajar en una amplia gama de sectores porque son personas que se preocupan por hacer las cosas de la manera correcta y mediante una planificación. Son amantes de los presupuestos, números y planes a largo plazo. Dentro de ella se encuentran los contadores, especialistas en bases de datos, finanzas, desarrollo, edición, etc.

 

Además de todo esto, hay otros factores que también te pueden ayudar a decidir qué estudiar. Nos referimos a las salidas profesionales o a las expectativas laborales. Y también debes tener en cuenta tu expediente, tu nota de corte o tus recursos económicos para conocer todas las posibles alternativas. Y sobre todo no dejes que esto limite tus opciones. Nada te impide seleccionar una profesión que no se vincule con tu personalidad, pues a fin de cuentas tú eres el único capaz de saber qué es lo mejor para tu futuro.

 


 

 

Ver también:

“Las 6 carreras universitarias del futuro”

“Consejos para estudiar y trabajar a la vez”

 

Compartir
RSS
Follow by Email
Facebook
Twitter