Utilidades - 29 de octubre, 2018

8 claves para reducir tus gastos mensuales y no morir en el intento

Seguro que más de una vez te has propuesto reducir tus gastos pero al final acabas siempre pasando la tarjeta de crédito y el último día del mes te llevas las manos a la cabeza. Da igual si tienes hijos, si no los tienes o si eres soltero, porque hoy en día casi todos, por no decir todos, necesitamos ahorrar para tener un colchón financiero en el futuro.

Y eso solo se consigue con mucha previsión, planificación y consiguiendo reducir los gastos mensuales innecesarios. Por eso, a continuación te daremos las claves para que le saques el mayor partido a tus ingresos y a la vez puedas reducir tus gastos. Puede que quizás te sobre dinero a final de mes para darte algún capricho.

1. Haz un seguimiento de tus gastos. Lo primero de todo es que dediques tiempo a analizar en qué gastas realmente tu dinero cada mes. Para conseguirlo es una buena idea que reúnas todas las facturas y recibos del mes anterior, y que anotes los movimientos en un cuaderno o bien en alguna herramienta informática como un cuadro de Excel o una app específica para ello.

2. Prioriza los gastos. Asigna el dinero que necesite cada categoría según lo importante que sea. Es decir, si cuando has asignado el importe referente a las necesidades básicas te queda menos para los caprichos será mejor que si asignas un dinero a éstos y luego te quedas corto para los necesarios.

3. Elabora un presupuesto. Cuando hayas visto en qué sueles gastar el dinero, lo mejor es que hagas un presupuesto destinando una cantidad razonable a tus gastos más habituales (alquiler, alimentación, facturas…). Y hazlo siempre al alza, ya que es mejor que sobre dinero a que falte, pues esa cantidad sobrante irá destinada al ahorro.

4. Calcula el porcentaje de ahorro. Desde el primer momento del mes tienes que tener en cuenta el porcentaje de ahorro con el que tienes que cumplir. De esta forma, se descontará esa cantidad de dinero desde el principio, gastando menos mes a mes y acumulando más dinero para el futuro. Para conseguirlo, puedes coger tu nómina mensual y, nada más recibirla, restarle un porcentaje que apartarás para ahorrarlo.

5. Destina dinero para situaciones de emergencia. Dentro de tu presupuesto mensual, además de una partida para el ahorro, también deberás crear una para gastos de emergencia. De esta forma, cuando te haga falta ese dinero, no tendrás que perjudicar al presupuesto establecido.

6. Vigila el presupuesto. Una vez que tengas realizado el presupuesto, el siguiente paso es vigilar que no te salgas de éste. Para ello, lo mejor es ir anotando todos los gastos y clasificarlos en las categorías establecidas con anterioridad.

7. Usa diferentes cuentas bancarias. Si tienes más de una cuenta bancaria podrás, por ejemplo, destinar una para el pago de facturas y gastos habituales, y otra para el ahorro, así no cogerás el dinero de una para lo otro.

8. Controla el uso de las tarjetas de crédito. Debes ser capaz de controlar el uso de tu tarjeta y si no lo eres prueba a sacar dinero en efectivo para los gastos más corrientes que no necesiten domiciliarse. Clasifica las partidas del presupuesto en sobres con el dinero justo para cada una de ellas. Así, cuando ya no haya más dinero en el mismo, sabrás que no podrás gastar más en esa categoría.

Compartir
Facebook
Twitter
LinkedIn
Google+
http://blog.taalentfy.com/2018/10/29/8-claves-para-reducir-tus-gastos-mensuales-y-no-morir-en-el-intento">

Noticias Relacionadas